Basura

La basura que se acumula en las playas de Omoa y Puerto Cortes en su mayoría son desechos hospitalarios provenientes de Guatemala, denunciaron los alcaldes de esos municipios, por lo que demandan una intervención de los gobernantes de ambas naciones para evitar que se genere una contaminación.

“Hemos realizado tantas gestiones; este es un problema binacional entre Honduras y Guatemala, por lo tanto debe ser solucionado al más alto nivel entre los dos gobiernos o las secretarías de Relaciones Exteriores”, refirió el alcalde de Omoa, Ricardo Alvarado.

Denunció que el caudal del río Motagua que cruza por la comunidad, también lo hace en 11 municipios guatemaltecos y es el afluente por donde se transporta la basura que luego va a terminar a la orilla de las playas catrachas.

“La mayor cantidad son desechos médicos, por lo que hay una gran preocupación, pues vemos en la etiqueta de los desechos: Hecho en Guatemala; llegan los botecitos llenos de medicamentos y otros vacíos, por lo que esto puede generar una contaminación”, lamentó.

Por su parte, el alcalde de Puerto Cortés, Allan Ramos, indicó que han invertido mucho en el aseo de las playas, pero no pueden estar limpiando basura que viene de otro sector; asimismo, lamentó que esté en riesgo la salud de los habitantes de estos dos municipios y los turistas.

Como una solución al problema, dijo que han propuesto la construcción de bordos de contención y realizar algunos dragados en la barra del río Motagua.

Señaló que en una primera instancia, hace cinco años, se habló de un proyecto con un costo aproximado de 10 millones de dólares, pero actualmente la inversión puede andar entre los 12 y 15 millones. (AEA)