Historia de Puerto Cortes, el principal puerto de Honduras

Historia de Puerto Cortes

Descubrimiento y epoca colonial

Historia de Puerto Cortes - Gil Gonzalez Davila

Gil Gonzalez Dávila, descubridor de Puerto Cortés

Después del descubrimiento de América, se despertó en España el deseo de conquista; varios intrépidos españoles atravesaron el océano: unos para encontrar la comunicación del Atlántico con el Pacífico y otros para realizar la conquista del entonces llamado Nuevo Mundo.

Uno de estos Capitanes fue Gil González Dávila, quien, autorizado por el Rey de España, para buscar siempre el pasaje por las costas de Honduras, que debía comunicar el golfo de Chorotega en el Pacífico, con el de Honduras en el Atlántico. Salió de Santo Domingo el 10 de Marzo de 1524 hacia las costas hibuerenses, con cuatro buques, llevando 300 hombres y 50 caballos, llegando a un poblado indígena llamado Chivana, en el lugar que hoy se encuentra, en el mismo mes de  marzo del propio año; y fue entonces que se le dio el nombre de Puerto Caballos, al mencionado poblado, debido a que en el momento de aproximarse a la costa, se desató una fuerte tempestad, que puso a la expedición en peligro de naufragar, perdiendo 17 caballos, los que según refiere la tradición, fueron arrojados al mar con gran cautela, para que los indios que los observaban desde la costa no se dieran cuenta que estos animales eran mortales y que siempre existiese en ellos la idea errónea de que el caballo y el jinete  eran un solo ser. Algunos opinan que ya se les habían muerto en la travesía, desde la isla española, y otros, que estos animales fueron arrojados vivos para aligerar la carga y evitar así el naufragio.

Historia de Puerto Cortes - Hernan Cortes

Hernan Cortés, conquistador de Honduras

En el año de 1525, vino Hernán Cortés a Honduras con el derecho de conquista y la exploración que practicaba, se trasladó a Puerto Caballos llegando aquí el 8 de septiembre de 1525, fundando a poca distancia de este puerto, la villa de Natividad de Nuestra Señora, en el lugar en que actualmente se encuentra la aldea de Cienaguita y que tuvo efímera existencia, en la bahía de San Andrés o de Santander, como se llamaba en aquella época  la actual bahía de Puerto Cortés. Estableció en ella una municipalidad con dos Alcaldes, cuatro Regidores, un Procurador y un Escribano. De aquí continuo su marcha por la costa hasta Trujillo, donde permaneció más de un año, y a su regreso a México, dejó como Gobernador de Honduras a su primo Hernando de Saavedra.

En el año de 1539 y  a su regreso de España, arribó a Puerto Caballos el conquistador Don Pedro de Alvarado, quien venía de España de arreglar sus dificultades con la Audiencia de México, por la desobediencia de su viaje a Perú, habiendo alcanzado del Rey que éste le perdonara  todas sus faltas.  Alvarado llegó al propio puerto acompañado de su segunda esposa, doña Beatriz la de la Cueva, con veinte doncellas y 200 personas más. Alvarado abrió un camino, desde Puerto Caballos hasta el valle donde fundó la villa de San Pedro de Puerto Caballos, habiendo hecho en ésta repartimiento de los indios y las tierras.

Fundación  del actual Puerto Cortés

Puerto Caballos conservó su nombre y su situación hasta el año de 1869, en cuyo año, y por decreto de 5 de marzo, el Presidente de la República, General don José María  Medina, cuando se principiaron los trabajos del Ferrocarril Interoceánico, acordó fundar el actual Puerto Cortés; en memoria del ilustre Capitán Hernán Cortés; fundación que hizo en la zona sur de la actual península, que en aquella época estaba ocupada y llena de muchos pantanos, circunstancia muy  probable para que los españoles nunca la ocuparan, pues la población de Puerto Caballos, se encontraba en el lado Sur de la bahía en la costa firme, en donde hoy se encuentran las aldeas de Cienaguita y Tulián.

El Gobierno Local inmediato de este puerto y su jurisdicción demarcada, se ejerció por medio de un Consejo Local, dependiente del Gobernador Político de Santa Bárbara. Bajo este régimen estuvo hasta el año de 1882, en que fue elevado a la categoría de municipio.

El 3 de abril de 1882 fue celebrada la sesión extraordinaria que cambió el Gobierno local anterior por el Municipal, sin hacerse referencia en el acta ningún acuerdo del Ejecutivo, ni ninguna otra autoridad que haya autorizado el nuevo Municipio, pues únicamente dicha acta se contrae a la instalación del Gobierno Municipal y nombramiento de Consejeros.

Así comenzó a funcionar el Municipio, cuya cabecera fue Puerto Cortés, y funcionó dicho Gobierno local, durante cerca de 59 años, hasta el 1º de enero de 1941, en que se inauguró el nuevo Gobierno del Distrito Seccional, creado por el Poder Ejecutivo, presidido por el General D. Tiburcio Carias Andino, en acuerdo número 657, de 12 de noviembre de 1940, en el departamento de Cortés, al mismo tiempo que creó el Distrito Departamental de San Pedro Sula: todo en aplicación del artículo 179 reformado, de la Constitución Política vigente, que es la del 28 de marzo de 1936.

Auge del Ferrocarril y epoca contemporanea

La ciudad de Puerto Cortés era así descrita por los historiadores de 1940:

[box] La bahía es completamente abrigada por el bosque frondoso que tiene el litoral Norte de la península. Entre la punta Caballos y la boca del río Tulián la bahía tiene 6 kilómetros de ancho, con una amplitud hacia el interior de 5 kilómetros hasta la boca del río Medina. Su profundidad es grande hacia el Norte; donde los sondeos han marcado de 7 hasta 20 metros [/box]

En su mayor parte el terreno propio del Municipio era apto para toda clase de cultivo, y en especial el banano, piña, caña de azúcar, cocos, arroz, yuca, etc.; a excepción del terreno en que se encuentra ubicada la ciudad de Puerto Cortés, cuyo terreno era pantanoso.

Durante muchos años el cultivo del banano, constituyó el patrimonio del antiguo municipio de Puerto Cortés, en 1942, la enfermedad conocida con el nombre de Panamá o Mata Muerta, primeramente y la llamada Sigatoka después, han ocasionado la ruina del cultivo entre los agricultores nacionales que tiende a desaparecer, ante la imposibilidad que encuentran, por falta de recursos para combatir con eficacia dichas enfermedades.  De allí que, grandes zonas agrícolas dedicadas antes al cultivo del banano, se convirtieron  en plantaciones de arroz, piñas y tubérculos alimenticios.

Hasta 1933  Puerto Cortés, no  gozó de un sistema vial completo, en este año se inició la apertura de algunas carreteras que unían esta ciudad unirán con los municipios próximos.

[box] La carretera que se ha abierto hacia el Puerto de Omoa llega hasta el límite del término del Distrito Seccional, teniendo una extensión de 7 kilómetros, poseyendo en su trayecto tres puentes construidos de hormigón y madera. Uno de estos puentes se encuentra atravesando la desembocadura de la laguna de Alvarado y el río Medina, otro sobre el río Cienaguita y el tercero sobre un estero que se halla a inmediaciones del río Tulián. A esta misma carretera están conectados dos ramales: el primero se dirige a la aldea de “Medina”, pasando por el barrio “El Porvenir” y el segundo ramal hacia la aldea de “La Pita”, con el fin de unir este Distrito con el municipio de Choloma y Distrito de San Pedro Sula. La carretera que saliendo de Puerto Cortés, unirá las aldeas de Travesía, Bajamar y Barra de Chamelecón. En la actualidad llega hasta el estero de Chifia una extensión de 8 kilómetros. También se ha comenzado a construir una carretera que irá paralela al Ferrocarril Nacional, uniendo las aldeas de Chameleconcito, Campana y Baracoa. El trazo de este proyecto tiene una longitud de 22 kilómetros.[/box]

En la Administración del Gobierno presidido por el Dr. y General Tiburcio Carias A., Puerto Cortés recibió los beneficios que se desprenden de la cesión total que el Poder Ejecutivo ha hecho en repetidas ocasiones de los fondos de vialidad, que correspondían exclusivamente a la Tesorería General de Caminos; y ésta fue la causa fundamental para que la entonces ciudad de Puerto Cortés gozara de un sistema vial avanzado, para la época.

La ciudad de Puerto Cortés fue el punto de partida del Ferrocarril Nacional, cuya construcción dio principio en el año de 1869, durante el Gobierno que presidió el General José María Medina, haciéndose la primera sección de 53 millas. Para llevar a cabo dicha obra hubo que celebrar cuatro empréstitos extranjeros de 1,867, 1,869 y 1,870,  obtenidos en los mercados de Londres y París, a diferentes tipos de emisión y de interés, autorizando para ello a los Ministros de Honduras en dichos países, don Carlos Gutiérrez y don Víctor Hernán, respectivamente.

El servicio del telégrafo alámbrico se estableció por el gobierno que presidía el Dr. Marco A. Soto, en el año de 1882, organizándose una oficina central en el puerto, estableciéndose otras en las aldeas de Campana y Baracoa, las cuales fueron suprimidas después. Durante la administración del Presidente, General Luis Bográn, se instalaron oficinas telefónicas en el puerto, por parte del Ejecutivo y en las aldeas de Baracoa, Campana, Cienaguita y Travesía. Se encuentra en proyecto la instalación de otras oficinas en las aldeas de Bajamar, Saraguaina, Barra de Chamelecón y Trisagio. La Tela Railroad Co., cuenta con el mismo servicio en todas sus fincas, llamadas Campos.

En 1940 la comunicación con países extranjeros era por medio del cable submarino y la telegrafía inalámbrica. El cable era controlado directamente por el Gobierno y las comunicaciones inalámbricas se verifican con las oficinas respectivas establecidas por la compañía.

En 1966 el entonces Presidente, Oswaldo López Arellano, decreta los límites terrestres y marítimos jurisdiccionales de la Empresa Nacional Portuaria en la zona de Puerto Cortés.

En Julio de 1976 mediante decreto publicado en La Gaceta decreta la ley constitutiva de la Zona Libre de Puerto Cortés con el propósito de brindar facilidades al comercio e industria nacionales e internacionales.

Hoy Puerto Cortés presenta una actividad económica de gran volumen y dinamismo, sus perspectivas globales apuntan a un mayor crecimiento, siempre mayor o igual que el de la economía nacional.

La actividad portuaria por ser de interés nacional es independiente de la gestión municipal, las importaciones y exportaciones nacionales constituyen el motor impulsor de la economía local.

El turismo se convierte en una alternativa para la economía, caracterizándose hasta ahora por ser de paso y estacional.