Contenedores aduanaAfectados se estan viendo los exportadores e importadores por los pausados procesos de descarga de mercancías que se desarrollan en los muelles de la terminal de carga general y contenedores que fueron concesionados a la Operadora Portuaria Centroamericana (OPC).

Trámites engorrosos, falta de coordinación y de planificación de quienes ahora dirigen las operaciones estan a la orden del día. A manera de ejemplo, si antes un trámite de desaduanaje en la ENP tomaba tres días, ahora tienen que esperar de 15 a 20 días para sacar los contenedores del puerto. Esta situación eleva los costos para los usuarios, ya que por la demora deben pagar extra a las compañías navieras.

OPC, por su parte, aduce que las medidas aduaneras atrasan el proceso de revisión en el puerto. “Las medidas aduaneras han cambiado y generan una demora inusitada, pero estamos buscando salidas del retraso”, responde Juan Corujo, gerente de la OPC en Puerto Cortés. A este problema, Corujo añade las revisiones pendientes que les dejó la ENP. “Recibimos un lote de más de 150 revisiones pendientes que dejó la Empresa Nacional Portuaria. Luego, la aduana fue intervenida y las revisiones exhaustivas generan retrasos.

Para los aduaneros, OPC en vez de agilizar los procedimientos los ha complicado, asegura Carmen Cerna, agente aduanera. “La OPC y la Portuaria no se hubieran desligado tan pronto. Debió planificarse la transición para evitar todo lo que ahora ocurre. El problema es que no tienen planificación. Esta operadora no puede estar experimentando en un puerto. Están programando las revisiones 10 días después”, señala.

“Ellos echan la culpa del retraso a las aduanas. No quieren reconocer que el problema mayor son ellos. Como aduaneros estamos preocupados porque va a llegar un momento en que nos vamos a quedar de brazos cruzados”.

OPC ha prometido adelantar unas 80 revisiones  de las que tienen pendientes para normalizar la situación. Se amplió el horario para ponernos al día”, sostiene Neida Medina, gerente de atención al cliente de OPC.

Fuente: La Prensa