PUERTO CORTÉS. Muchos catrachos han emigrado a Estados Unidos en busca de mejorar sus vidas, es el caso de Iovan Parson, un porteño que emigró con un objetivo claro: romper los esquemas.

El 16 de marzo del 2017 es una fecha que acompañará a Iovan para toda su vida, ese día comenzó con su empresa Parson’s Painting LLC en la ciudad de Nueva Orleans en el estado de Luisiana.

Los inicios de Parson’s Painting fueron difíciles ya que para acceder a contratos de trabajo, la empresa debía contar con sus respectivos seguros y cumplir con los estándares de calidad.

«Tuve que vender el auto que tenía en aquel momento para poder financiar los seguros que necesitaba ya que no contaba con el dinero suficiente».

Iovan Parson

Y asi comenzó de forma oficial con Parson’s Painting.

La empresa se especializa en pintura fina y mantiene un alto estándar de calidad, teniendo una enorme aceptacion.

De hecho, el crecimiento de la compañía se debe en parte a que los clientes van recomendando el buen trabajo, la comunicacion y el respeto entre los clientes y la empresa.

La ciudad de Nueva Orleans es popularmente conocida como la segunda capital de los hondureños y para muestra un botón, todos los colaboradores de Parson’s Painting son catrachos.

Actualmente el equipo está formado por diez personas y juntos han hecho crecer la credibilidad de la empresa.

«Tengo amigos de la infancia y familiares que trabajan conmigo y todos juegan un rol muy importante en mi compañía, desde el más nuevo hasta el que tiene más antiguedad.

Mi hermano trabajó unos años conmigo y muy pronto si Dios lo permite tendra su propia compañía».

Iovan Parson

Unidad entre compatriotas

Parson’s Painting se ha convertido en una bendición y una fuente estable de empleo para muchas familias.

Algunos catrachos que llegaron a Luisiana sin tener una oferta de trabajo encontraron en Iovan y su empresa un lugar donde desarrollarse.

La visión del catracho es expandir su compañía a otros estados de USA y algún día abrir una sucursal en Puerto Cortés.

«Si un compatriota llega a esta ciudad y hay chance en mi compañía, no me importa si tiene experiencia o no, nosotros le enseñamos.

Dios puso personas en mi camino que en su momento me tendieron la mano, ahora si yo puedo hago lo mismo con otros»

Iovan Parson